Fundación Marambio
Vuelo Transantártico Intercontinental (1974)
La vuelta al mundo de los cadetes del XIX Viaje Final de Instrucción

I - DETALLE DE LA MISION

Después de haberse realizado el Primer Vuelo Transantártico Tricontinental (América-Antártida-Oceanía ) que se realizó entre el 4 y 10 de diciembre de 1973 con el avión Hércules C-130 matrícula TC-66 de la Fuerza Aérea Argentina en cumplimiento de la "Operación Transantar" y viendo los beneficios que este corredor aéreo traería para nuestro país, ya que nos colocó en la mitad del mundo, se pensó en realizar otro similar con pasajeros, porque las condiciones de seguridad estaban dadas.

Fundación Marambio

Para realizar esta operación se empezó a planificar el vuelo de final de curso de los Cadetes de la Escuela de Aviación Militar con dos aviones Hércules C-130; uno partiría del mencionado instituto militar hacia el norte, para dar la vuelta al mundo y el otro hacia el sur, desde la I Brigada Aérea de El Palomar.

Ambos aviones Hércules C-130, matriculas TC-65 y TC-66 tenían previsto juntarse en Christchurch de Nueva Zelanda (43°31'48"S y 172°37'13"E), para volar a la Base de los EEUU McMurdo y de allí a la Base Marambio de la Antártida Argentina, con la delegación de los cadetes, repartida en los dos aviones.

Allí la delegación con los Cadetes, seria recibida por la Presidente de la Nación Argentina, señora Estela Martínez de Perón y altas autoridades, quienes fueron trasladados desde Río Gallegos en aviones similares, matrículas TC-61 y TC-64

II - VUELO HACIA EL NORTE CON EL HERCULES TC-65

Hacia el norte despegó el TC-65 desde la I Brigada Aérea de El Palomar el 19 de noviembre de 1974, pasando por la Escuela de Aviación Militar e iniciando un itinerario que constituyó casi una verdadera vuelta al mundo realizada a través de los meridianos, trasladando a la Promoción 40 de la Escuela de Aviación Militar en el XIX Viaje Final de Instrucción.

Su tripulación estaba integrada por:

Vicecomodoro Juan Carlos MORONI
Capitán Héctor CID
Capitán Victoriano GARCÍA
Capitán Adrián José SPERANZA
Primer Teniente Jorge Alberto VALDECANTO (*)
Suboficial Mayor Salvador GILIBERTO
Suboficial Principal Carlos ALberto BILL
Suboficial Ayudante Aroldo René BONORINO
Suboficial Ayudante Enzo Guillermo SIMEONE
Suboficial Auxiliar Domingo MARAFFIO

(*) El 1er Teniente Jorge Alberto VALDECANTO, tuvo que quedarse en Manila, afectado de un cólico renal, regresando vía comercial a Buenos Aires.

Fundación Marambio

Este vuelo antes del encuentro con el otro avión, prácticamente dio la vuelta al mundo por los meridianos, con escalas en Bogotá (Colombia); en los EEUU, Washington (Andrews AFB), Colorado Springs, Elmendorf AFB (Alaska), cruzando por el Pacífico a Hickam AFB (Hawai) , Midway AFB, Guam AFB, de allí a Nagoya (Japón) , Manila (Filipinas), Darwin y Melbourne (Australia), Auckland y Christchurch (Nueva Zelanda), Base Antártica de los EEUU McMurdo, Río Gallegos, Comodoro Rivadavia, finalizando en la Escuela de Aviación Militar en Córdoba, regresando el 10 de diciembre de 1974.

En Japón los Cadetes del último curso de la Escuela de Aviación Militar, visitaron la Base de Iruma en Nagoya; ciudad nipona en la que se amalgaman las tradiciones milenarias con una pujante realidad industrial, que recibió cordialmente a los viajeros.

Video de esta visita, puede verse haciendo clic a continuación: http://marambio.aq/video/viajedeinstruccion.html

III - VUELO HACIA EL SUR CON EL HERCULES TC-66

El TC-66 despego de la I Brigada Aérea de El Palomar el 30 de noviembre de 1974 con destino a la Base Aérea Militar Río Gallegos y al día siguiente espero condiciones meteorológica favorables y continuó el vuelo a la Base Antártica de los EEUU McMurdo, la estación antártica norteamericana mas grande, situada frente al Mar de Ross, sobre la barrera de hielos Ross, en los 77º 50.88’ S y 166º 40.10’ E.

La tripulación integrada por:

Vicecomodoro José Apolo GONZÁLEZ
Capitán Alberto VIANNA
Capitán Ernesto Horacio GENOLET
Mayor Roberto Federico MELA
Capitán Eduardo Roberto GÓMEZ
Suboficial Mayor Eldo Oscar GÓMEZ SARMIENTO
Suboficial Principal Pedro Ángel BESSERO
Suboficial Ayudante Juan Bautista MEDERO
Cabo Principal Manuel Roberto CARABAJAL
Primer Teniente Jaime Francisco WILKINSON
Cabo Principal Juan José PRIOTO CLEDER

Esta aeronave disponía de veinte horas de autonomía, gracias a dos tanques externos que fueron colocados en el compartimiento de carga, algo similar a lo que se había realizado para el vuelo transpolar intercontinental.

Esa autonomía le posibilitaba continuar el vuelo hasta Christchurch (NZ), si alguna razón le impedía aterrizar en la estación antártica.

Fundación Marambio

Llevaba como tripulantes a tres pilotos calificados de Comandantes de Aeronaves, que serian los responsables del aterrizaje en McMurdo.

Debían efectuar una práctica sobre ruedas en esa pista, con el propósito de dar plena seguridad a la operación planificada con los cadetes en esa escala.

Luego de volar diez horas y media para recorrer los 5023 kilómetros, arribó a la Base Antártica McMurdo.

La pista de 3000 metros de largo por 300 de ancho era recorrida todos los días por dos maquinas especiales que distribuían en toda su longitud y ancho, una capa de nieve suelta de 2,5 centímetros de espesor, que hacia que los aterrizajes fueran lo mas suave posibles y que no existiera problema alguno con el frenado ni con el guiado del avión, donde los tres comandantes de aeronave efectuaron tres aterrizajes cada uno.

El 2 de diciembre el TC-66 despegó rumbo a Christchurch (NZ) y luego de siete horas y media de vuelo aterrizo sin novedad a las 18:30, hora local de Nueva Zelanda.

La fecha calendario del arribo fijaba el 3 de diciembre de 1974, consecuencia de haber cruzado la línea internacional de cambio de fecha.

Allí permanecieron esperando el arribo del otro Avión Hércules EL TC-65 para iniciar el vuelo hasta McMurdo, para luego proseguir a la Base Marambio de la Antártida Argentina, donde se realizaría la ceremonia Presidencial con los Cadetes.

Como el TC-65 carecía de tanques auxiliares de combustible extras (como el TC-66) que le permitieran afrontar la otra etapa McMurdo-Río Gallegos con carga de pago máxima, estaba previsto traspasar al TC-66 la mitad de la delegación.

La consiguiente disminución de peso permitiría un menor consumo de combustible.

IV - VUELOS EN LA ANTARTIDA DE LOS DOS AVIONES HERCULES C-130

En Christchurch se le une el C-130 TC-66, que había realizado prácticas de aterrizaje con ruedas en la pista de mar helado de la base McMurdo. Ambas aeronaves, con la delegación de la EAM repartida en las mismas, realizaron juntas las etapas Christchurch-McMurdo-Río Gallegos.

La operación se concretó de acuerdo con lo planificado, el 9 de diciembre, ambos Hércules despegaron con destino a la estación antártica estadounidense de McMurdo y luego de cruzar varios frentes de tormenta después de 7 h 45 min. de vuelo aterrizaron en la pista sobre mar congelado, con una meteorología muy adversa, guiados por un radar terrestre (GCA).

El vuelo de los aviones Hércules C-130H TC-65 y TC-66 desde la base estadounidense antártica McMurdo hasta la Base Marambio lo hicieron despegando separados en tiempo y manteniendo diferentes niveles de vuelo, sobrevolaron ambos aviones dicha Base Antártica, pero las malas condiciones meteorológicas impidieron el aterrizaje.

Lo mismo ocurrió con los Hércules TC-61 y TC-64 ya que lo planificado era que la Presidente de la Nación María Estela Martínez de Perón recibiera a la delegación de la Escuela de Aviación Militar en esa base antártica; pero al no poder hacerlo por la situación meteorológica, al regreso se realizó la ceremonia de recepción en la Base Aérea Militar Río Gallegos.

Fundación Marambio

V - COMENTARIOS PERIODISTICOS

Dos días más tarde de la recepción en Río Gallegos por parte de la Presidente de la Nación a los vuelos procedentes de la Base Antártica Estadounidense de McMurdo, un matutino porteño publico un pequeño artículo bajo el titulo “Mientras el país estaba en el aire”, que era una velada critica al programa ideado – vaya a saber por quien – ya que todos los funcionarios que acompañaban a la Presidente de la Nación Argentina en su vuelo a la Antártida estaban previstos en la Ley de Acefalia.

El articulo decía: “El veterano corresponsal de guerra miro bien hacia lo alto y cuando ya vio perderse en el espacio el Hércules C-130 que llevaba hacia la Antártida a la señora de Perón, a la tres autoridades previstas por la Ley de Acefalia, el Presidente provisional del Senado, el Presidente de la Cámara de Diputados y el Presidente de la Suprema Corte de Justicia y, por si fuera poco, a dos ministros y a los tres comandantes en Jefe de las Fuerzas Armadas, exclamo con cierta preocupación: “Es mas que una alegoría: el país esta en el aire”.

Después de saberse que el avión no había podido aterrizar en la Base Marambio, se admitió que esta actitud había sido genéricamente compartida.

No pareció, en efecto, oportuno someter al país, por así decirlo, en bloque a una sola carta de aeronavegación. Es verosímil que dicha experiencia no vuelva a repetirse.

www.marambio.aq - info@marambio.aq